Dentro de los procedimientos de separación, divorcio, incapacidad y demás se pueden establecer unas reglas que hay que cumplir, es lo que llamamos medidas definitivas.

Estas medidas se acuerdan teniendo en cuenta las circunstancias concretas que hay en ese momento. Pero, como todos sabemos a lo largo del tiempo las situaciones de cada uno van cambiando y eso puede provocar que las medidas que se acordaron en su momento ahora no sean útiles.

Para poder ir adaptando estas medidas a las nuevas necesidades en necesario acudir al Juzgado donde podremos pedir su modificación o su extinción.

Como en la mayoría de los casos, lo más conveniente es una buena comunicación entre todas las personas a las cuales les afectan estas medidas. De esta forma nos aseguramos de que se cumplan sin que haya problemas en el futuro.