En nuestro día a día podemos estar en situaciones en las que estamos obligados a responder por un daño que le hemos causado a terceras personas.

¿A qué tendremos que responder?

La obligación de responder engloba los daños y perjuicios que se le han ocasionado a esta tercera persona.

En esta parte tenemos que diferenciar entre:

  1. Responsabilidad contractual: Las dos partes han firmado un contrato y uno de ellos ha incumplido.
  2. Responsabilidad extracontractual: No hay ningún vínculo entre las dos partes. Es más, puede que ni se conozcan.